El Canónigo Tirso de Avilés en su sumario de «Armas y Genealogias de Asturias» recopilado de varios autores, escrito por los años de 1550, dice así:

«Riveros.–Los de este linaje y apellido de los Ríveros, son muy buenos hijos–dalgo, y de solar muy antiguo en el concejo de Olloniego: pintan por armas Una Torre Encima De Una Roca, Riveras De Un Río En Campo Verde, y encima de lo alto de la torre, una cruz roja ardiente en medio de dos árboles verdes a manera de pinos, por la puerta de la cual torre, sale un caballero encima de su caballo, y delante de él, un escudero con una larga lanza al hombro, y un lebrel. La historia y blasón de estas armas, se dice fue, que el tiempo que los romanos enviaron sus capitanes a conquistar provincias, llegaron a las Asturias de Oviedo, a donde pusieron su cerco sobre un castillo que estaba fundado sobre una roca, riveras de un río, que se tiene por cierto fue el castillo de Tutela, e teniendolo cercado por temor de no dejar aquella fuerza a mal recado, el Señor de ella salió a escaramuzar con los Romanos, con algunos hijos y criados, al cual mataron, y quedó envestida en el Castillo la Señora y mujer del dicho caballero Asturiano, la cual lo defendió valerosamente, y teniendo en poco a los Romanos, les envió un epitafio que decía –A las Aves dá Descanso la Rivera. Y a mí por Señora de Ella – y viendo los romanos que en tampoco los tenían, alzaron el cerco de sobre el Castillo y escribieron una letra en una piedra, que hoy día, se halla en las ruinas de dicho castillo. La cruz, fue por la defensa, que con ella se comenzó la restauración del Infante Pelayo; Todos la traían por bandera en aquellos tiempos, en todas sus guerras; y por haber sido la victoria riveras de un río, los que allí se hallaron, y de ellos dependieron, se llamaron Riveros: del cual apellido hay algunos en este principado, especialmente en las villas y concejos de Llanes y Colunga

Escudo de Armas de los Riberos:

Armas_Ribero