Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo Número 43 – 1859 marzo 16, pág. 4.

Don José Gregorio Quirós, secretario del juzgado de paz de la ciudad -y concejo de Oviedo.
Certifico: Que en el juicio verbal entre don José Suarez, vecino de San Pedro de Nora, como apoderado de don Francisco Ramón Muñiz, de esta capital, contra don José Fernandez Villar, de Sopeña en Olloniego, sobre pago de cuatrocientos ochenta reales, procedentes de rentas, recayó la sentencia siguiente:
«En la ciudad de Oviedo y Marzo diez de mil ochocientos cincuenta y nueve, el licenciado don Marcelino Florez de Prado, juez de paz de la misma, habiendo examinado este juicio verbal, por ante mí el secretario dijo:
Resultando: que don José Suarez, como apoderado de don Francisco Ramón Muñiz, de esta ciudad, reclama de don José Fernandez Villar, de Sopeña, la cantidad de cuatrocientos ochenta reales, procedentes de rentas.
Resultando: que el demandado por escritura de treinta de Agosto de mil ochocientos cincuenta y cinco, otorgada ante el numerario de esta ciudad don Baltasar Alvarez, vendió con pacto de retro á don Ramon Muñiz y su esposa doña Escolástica Alvarez, una casa y mitad de una panera, sitas en el lugar de Sopeña, concejo de Tudela, constítuyendose el Villar por inquilino en el mencionado instrumento, y obligándose como tal á satisfacer al Muñiz ciento sesenta reales en cada uno de los nueve años porque se estipuló dicho pacto.
Resultando: que el demandado fué citado por cédula conforme á lo prevenido en el artículo veintitrés de la ley del enjuiciamiento civil: Considerando: que la escritura en que se apoya la reclamación aparece estendida en legal forma, y que mientras no se formule y pruebe una escepcion no pierde su fuerza la acción incoada por el demandante para exigir el cumplimiento de lo pactado.
Falla: Que debe condenar y condena á don José Fernandez Villar, de Sopeña, á que en el término del quinto día entregue á don Josa Suarez, de San Pedro de Nora, como apoderado do don Francisco Ramón Muñiz, de esta capital, la cantidad de cuatrocientos ochenta reales que le reclama, con las costas; mandando al propio tiempo publicar esta sentencia por medio de edictos que se fijen en el local de audiencias de este juzgado, insertándose ademas en el Boletín oficial de la provincia conforme á lo prevenido por los artículos mil ciento ochenta y tres y mil ciento noventa de la vigente ley de enjuiciamiento civil. Así por esta su sentencia definitiva lo estimó, mandó y firma, deque certifico. — Marcelino Florez de Prado. — José Gregorio Quitos, secretario.