Son ahorcados en Olloniego los hermanos Pedro, Tomás y Antonio Villar, por orden del general francés Bonnet.